Facebook Twitter Youtube
Kiko Casilla tampoco estuvo acertado en la portería

Cristiano, sin brillo jugando de 'nueve'

Escrito por Carlos Mateos Gil

Miércoles, 18 Enero 2017 23:25
Reportar vídeo Reportar

        
Pulse para ampliar

Salto hacia el balón de Cristiano Ronaldo.

Cristiano Ronaldo y Kiko Casilla participaron sin brillo en el partido de ida de los cuartos de final de la Copa del Rey que el Real Madrid perdió ante el Celta (1-2), en la segunda derrota consecutiva del equipo blanco después de una racha de cuarenta partidos sin perder.

La trascendencia de las dos áreas siempre que tiene lugar una eliminatoria a doble partido acrecentaba el interés que ya de por sí había despertado ver de nuevo al arquero bajo los palos y la posición como delantero centro elegida para el luso.

Este retornaba además a un torneo que no jugaba desde que lo hiciera el pasado 15 de enero del año 2015 contra el Atlético de Madrid. Los blancos cayeron en esa eliminatoria y, el curso siguiente, no pasaron el primer envite ante el Cádiz debido a la alineación indebida del ruso Cheryshev.

Cristiano, que tampoco había participado esta edición en los cruces ante la Cultura Leonesa y el Sevilla, saltó al césped como principal referente ofensivo quedándose en el banquillo Morata y Benzema. Junto a él, como titulares en los extremos, Marco Asensio y Lucas Vázquez.

Al 'siete' madridista se le vio voluntarioso en su afán por adaptarse cuanto antes al nuevo rol que le había asignado Zinedine Zidane, pero no por ello dejó de buscar el balón, siempre que pudo, en todas las zonas de ataque.

Peligroso para la retaguardia con sus desmarques, se ofreció constantemente a sus compañeros y no dudó en entrar al remate cuando la situación era propicia. En su cabeza, poder marcar un tanto que fuera de utilidad al equipo.

Estuvo cerca de hacerlo al cuarto de hora cuando remató escorado de cabeza en el segundo palo un centro templado de Kroos, pero su intento se marchó por encima del larguero de la portería defendida por Sergio.

Posteriormente sería también protagonista de otra acción relevante cuando el partido se acercaba al descanso ya que desde la grada se pidió penalti sobre él, tras sufrir un leve agarrón del defensa Cabral justo en la línea frontal.

De vuelta al verde, su labor no se modificó ni siquiera con la aparición de Morata. El canterano salió al campo en sustitución de Marco Asensio después de que este sufriera un pisotón en la mano, pero fue ubicado en el costado zurdo.

Más tarde el turno sería para el francés Karim Benzema. Pero incluso con dos 'nueves' naturales en el terreno de juego, ese papel siguió desempeñándolo Cristiano. Sin embargo fue de más a menos. No pareció encontrarse del todo cómodo y quedó en evidencia que aún necesita más rodaje para acoplarse con garantías a la punta.

Por su parte en la otra portería Kiko Casilla afrontaba una noche importante para él toda vez que en los últimos días se había reabierto el debate acerca de la posibilidad de que se hiciera con el puesto que habitualmente ocupa Keylor Navas.

El reparto de minutos que ambos han tenido en el mes de enero, donde se agolpan las eliminatorias coperas, había dado mayor relevancia al guardameta fichado desde el Espanyol y hasta el momento estaba aprovechando esas oportunidades.

La cita ante el Celta no sirve en cambio para decantar la balanza hacia un lado o hacia el otro. Casilla, que no tuvo excesivo trabajo, estuvo acertado las pocas veces en las que le tocó intervenir pero poco pudo hacer para evitar los dos tantos vigueses anotados por Iago Aspas y Jonny tras la reanudación.

Esas dos dianas, en cambio, le pesan y tendrá que esperar al encuentro de vuelta, que se disputará en el estadio de Balaídos en próximo miércoles 25 de enero, para seguir acumulando méritos que le dificulten la decisión a su técnico.

CLICK PARA COMENTAR

El Desmarque